Los imponentes montes y desfiladeros hacen de isla Reunión un paraíso para los amantes del trekking pero con el matiz tropical de sus playas de fina arena. Disfrutaremos de paisajes inéditos y de la gran hospitalidad de los lugareños.
Rodeada por la inmensidad del Océano Índico, la isla de la Reunión ofrece gran diversidad de paisajes. A cada altitud de su relieve monumental, la isla cambia de cara y nos sorprende con dentadas cimas, profundas gargantas y precipicios, bosques chorreantes de cascadas y amplias llanuras lunares.
Su peculiar relieve es el resultado de dos erupciones volcánicas sucesivas y tras siglos de erosión y hundimientos, ha esculpido tres exuberantes circos: Mafate, Salazie y Cilaos. El otro gran macizo volcánico, el Piton de la Fournaise, ha creado un paisaje desértico con sus periódicas erupciones que día y noche impresionan como fuegos artificiales.