Es en el Macizo Central de Los Picos de Europa, o Macizo de Los Urrieles, donde estas montañas cantábricas alcanzan su máxima expresión, con un insuperable ambiente de altísima montaña que no será posible igualar en ninguna otra cordillera española. Otras montañas serán más altas, pero éstas son las más agrestes y salvajes, las más indómitas e inaccesibles.