Atravesando el Caprivi, uno de los secretos mejor guardados de Namibia, alcanzaremos la reserva de Mahango, una de las menos visitadas del continente. Tras cruzar la frontera con Botswana,  llegaremos a Tsodilo Hills, antiguo santuario bosquimano que alberga una de las colecciones de pinturas rupestres más impresionantes de toda África.
En lancha rápida nos adentraremos en la exuberancia del delta del Okavango y una vez reunidos con nuestros guías locales, navegaremos en mekoro (canoas tradicionales) hasta el corazón del delta; aquí disfrutaremos de una acampada libre en una de las zonas vírgenes más espectaculares del planeta. Nuestra tercera noche en el delta, dormiremos en una casa flotante, una velada maravillosa en un ecosistema único.
En avioneta sobrevolaremos toda la extensión del delta, desde la orilla norte hasta el extremo sur, donde sus aguas mueren en las arenas del desierto del Kalahari.
En 4×4 viviremos momentos de gran emoción atravesando el corazón de la reserva de Moremi situada en el delta del Okavango; una de las reservas más bonitas y menos conocidas de África. Seguiremos por pistas difíciles hasta alcanzar Savute, área exclusiva del parque nacional Chobe, donde montaremos nuestro campamento y saldremos en busca de las poblaciones de leones y leopardos. Bordeando el río, cruzaremos el espectacular parque nacional Chobe, último reducto de las grandes manadas de elefantes para acabar de descubrir este santuario de fauna africana realizando un safari en barca por el río Chobe, fuente de vida de este magnífico parque. Dejaremos la naturaleza salvaje de Botswana y llegaremos a Cataratas Victoria. Aquí nos alojaremos en el Victoria Falls Hotel 5★, una joya colonial desde donde podremos disfrutar de unas vistas únicas. Nos despediremos del continente africano con el estruendo de “Mosi oa Tunya” ¡El humo que truena!