Ruta que nos sumerge por los atractivos principales del país: sus centros arqueológicos y el misterio que le otorga el escaso conocimiento de su pasado, su contrastada geografía entre lagos altiplánicos, volcanes escondidos, profundos cañones, fértiles valles, montes nevados, extensos desiertos bañados por el pacífico, y la frondosidad de la cabecera de selva en Machu Picchu, que junto a sus comunidades indígenas y su rico legado colonial, hacen de este circuito “el viaje soñado”.