Una mezcla perfecta de colores y sabores incluyendo la grandeza de la ciudad de México, las ciudades coloniales de Puebla y Oaxaca, el misticismo Chiapaneco, y la riqueza de la península de Yucatán rematando dos noches en las playas de Tulum.