Chamonix es la meca Europea del Alpinismo y también lo es del esquí de montaña y el Freeride. En invierno gente de todo el mundo se desplaza a este increíble valle para deslizar por sus laderas nevadas y realizar descensos infinitos con una nieve de calidad sorprendente. El ambiente de esquí que se respira en la calle, en los teleféricos  y en los bares es de otra dimensión , como lo son las montañas que envuelven este pueblo cosmopolita.

Esquiar entre glaciares, descender de la mítica Aiguille du Midí hacia la Valle Blanche o por su vertiente italiana hasta Courmayeur, Atravessar el col de Balme y descender hacia Trient Suiza o pasear tranquilamente por el glaciar d’Argentiere son sin duda experiencias que cualquier esquiador de montaña o freerider debe vivir.