Noruega es uno de los destinos más atractivos para el esquí de montaña, donde el mar se abre paso entre las abruptas montañas a través de los fiordos y donde podremos respirar el aire ártico.

Partiremos de Tromso, la gran ciudad del norte, donde podremos disfrutar de esquiadas tranquilas y adaptarnos a este mundo de ensueño, para después, dar paso a la impresionante cordillera de Lyngen, donde se encuentran las montañas más altas de esta región norteña.

Se trata de un estimulante viaje de esquí, donde el misterioso paisaje y sus historias nos dejarán huella.