Visitaremos los impresionantes templos de Angkor, observaremos el precioso amanecer, veremos los delfines de agua dulce casi extinguidos, y sobre todo podremos tratar con los lugareños, conociendo sus costumbres, ritos, y su estilo de vida cotidiano, muy diferente al occidental.