La región del valle  de Aosta está rodeada por las montañas más altas de Europa (el Mont Blanc, el Monte Paradiso…). Un territorio de montaña surcado por la Dora Baltea, que recorre el valle hasta los pies del Mont Blanc, en la frontera francesa. Nos instalamos en el Noroeste, junto a la Dora Baltea, en el Parque Nacional del Gran Paradiso. Para completar la semana nos trasladamos a Gressoney, un valle contiguo al valle de Aosta, desde donde se divisa el Monte Rosa y sus sucesores, el Pollux y Castor, dos asequibles cuatromiles. Una región pintoresca, con numerosos castillos y una interesante mezcla de culturas, lenguas y paisajes que complementan el interés de este programa.