La travesía del Silvretta es, después de la Chamonix – Zermatt, la más conocida de las travesías con esquís de los Alpes. Se desarrolla en el corazón de los Alpes austriacos y tiene una belleza espectacular. Menos dura que la Travesía Chamonix – Zermatt, requiere no obstante de adecuada técnica de esquí y de haber realizado esquí de montaña con anterioridad. Cabe destacar de esta zona los extraordinarios y cómodos refugios sin comparación en ningún otro lugar de los Alpes.