Ascender la montaña más emblemática de los Alpes y de Europa, acompañado por uno de nuestros mejores guías, en una temporada alejada de las grandes masificaciones veraniegas, y además, poder disfrutar de un gran descenso de esquí.
¿Qué más se puede pedir?