Una fascinante travesía de casi 100km sobre la superficie congelada del mar, combinada con un curso de iniciación a técnicas de supervivencia y travesía polar

Se trata de un viaje ideal para iniciar el contacto con el Ártico y el mundo de las travesías invernales: siete días de marcha con esquís y pulka en el Golfo de Botnia cerca del Círculo Polar. La superficie helada del mar Báltico nos proporcionará el medio perfecto para iniciarnos en un mundo hasta hace no tanto reservado a unos pocos exploradores. Por el día podremos experimentar la magia de desplazarnos sobre la superficie del mar y por la noche la posibilidad de admirar la danza luminosa de las auroras boreales.