Apoyados por unos silenciosos kayaks y en total autonomía, recorreremos un retazo del Ártico, rodeados de un espectacular escenario de icebergs y frentes glaciares. Una travesía de 160 kilómetros de verdadera expedición en kayak y a pie, sin barco de apoyo que perturbe la armonía del viaje, en pleno contacto con el ambiente mágico de una de las últimas fronteras de nuestro planeta: la isla más grande del mundo, Groenlandia. En nuestro viaje combinaremos la navegación por los fiordos con marchas a pie que nos permitirán recorrer la tundra y aproximarnos al Inlandis o gran glaciar interior groenlandés. Realizaremos etapas de trekking en el hielo, exploraremos todas las tipologías del paisaje glaciar y acamparemos en un Nunatak o dentro del Inlandis. A lo largo de toda la ruta tendremos la posibilidad de disfrutar de la variada fauna ártica, así como conocer diferentes poblaciones y las más importantes ruinas inuit de la zona. Siendo un invento groenlandés, el kayak permitió a los Inuit sobrevivir a las severas condiciones de su tierra. Fridtjof Nansen, un explorador polar noruego, lo calificó como la mejor embarcación en la historia.