El Inlandis de la tierra inuit es uno de los lugares más misteriosos y menos visitados del planeta, y sin duda uno de los poquísimos lugares del mundo que en los mapas consta como “inexplorado”. El Inlandis o hielo interior de Groenlandia es un glaciar de dimensiones gigantescas que se extiende 2.500km de norte a sur y 1.000km de este a oeste, cuya capa de hielo sobrepasa en determinadas áreas los 3.000 metros de espesor. Cruzado por primera vez en 1888 por el noruego Nansen, ha sido atravesado desde entonces por menos gente de la que ha alcanzado la cumbre del Everest.
Te invitamos a explorar el casquete polar y adentrarse en el plateau helado ascendiendo a pie o con raquetas de nieve hasta una altitud de unos 1000m. Sortearemos zonas de grietas, hielo quebradizo, ríos y lagos glaciares, y descubriremos nunataks y morrenas invisibles desde la costa, todo ello con una doble panorámica: por un lado hacia el interior, la nada infinita del plateau; y por otro lado hacia el soberbio paisaje de la costa: el complejo sistema de fiordos, montañas y banquisa flotante en el océano.
Navegaremos por fiordos, entre icebergs azulados y a lo largo de espectaculares lenguas glaciares. Instalaremos nuestros campamentos en lugares privilegiados justo a proximidad del glaciar, in nunataks y otro al interior del hielo.
Visitaremos pintorescas poblaciones inuit, como el idílico pueblo granjero de Qassiarsuk, área declaradas recientemente Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y viviremos una experiencia  inolvidable en el mágico campamento glaciar de Qaleraliq.
También podremos realizar espectaculares etapas de trekking por la tundra y entre valles glaciares, avistar manadas de caribúes y fauna marina, pescar salmones árticos y bacalaos o recoger setas y arándanos.