La ruta de ascensión al Elbrus (5.642 m) por la Cara Oeste es puro alpinismo: sin teleféricos, ni orugas, ni refugios. Poca gente elige esta forma de ascender al techo de Europa, por una ruta de mayor dificultad técnica, en la que nos encontraremos con autentica montaña.